miércoles, 29 de febrero de 2012

Sandboxium: Explorando Quasqueton

Como bien he comentado en la entrada de mi hermano sobre la primera partida de Sandboxium, voy a publicar el mapa de las ruinas de Quasqueton tal y como lo tengo de momento, a falta de pasarlo a limpio y demás, añadiendo de paso un pequeño diario de comentarios "dentro de mi personaje" para que os sea más ameno el visionado.



"... nos internamos en las ruinas de Quasqueton tan pronto como seguimos las indicaciones del mapa que conseguí en aquella ciudad maloliente. El grupo de asociados con los que me he juntado son muy competentes como demuestran las anotaciones de mi mapa en las que ya son tres las puertas secretas que el clérigo Gargram y su primo Iracundok han descubierto para nosotros (aventajados, como están los de su raza por su unión con la tierra). Sin embargo no es el único secreto que hemos descubierto de los antiguos moradores de esta fortaleza ya que los guerreros han tenido que acabar con varios muertos vivientes que merodeaban los pasillos, por lo que sospecho que Zeligar y su asociado Rogan, no eran precisamente unos héroes, tal y como algunos les recuerdan. De hecho entre nuestro grupo hay quien ha escuchado que llegaron a utilizar orcos como sus sirvientes esclavos... Los muertos vivientes desde luego no eran orcos.
El mapa me está dando algunos problemas. Sospecho que la sección que dejamos sin explorar tras aquella puerta que daba a un pasillo en T debería quedar algo más arriba y que enlazará con el pasillo principal que desdeñamos explorar cuando descubrimos la primera puerta secreta, es por ello que he redirigido la exploración de nuestro grupo lo más al sur y al oeste posible para enlazar las dos alas que se van diferenciando en el mapa, aunque aún no ha habido un satisfactorio éxito
.
Por otro lado en el laboratorio de Zeligar tuvimos algunos problemas con una araña realmente grande, pero la iniciada de Innana y los demás guerreros acabaron con ella antes de que lamentáramos alguna baja. Allí pude hacer uso de mi magia para leer una inscripción en una piel curtida que colgaba de una especie de soporte, aunque el significado de la misma (a pesar de entender la lengua) de momento se me escapa. Parece ser un enigma...
Al cruzar esas curiosas cocinas en forma de L invertida  y tumbada (repleta de ratas enormes) llegamos hasta una puerta que dio acceso a un pasillo lleno de cadáveres de anteriores aventureros que perecieron en su empresa antes que nosotros. Dos bocas mágicas se han materializado delante nuestra para advertirnos de que nuestra derrota y muerte será segura si continuamos por ahí, algo que sólo ha espoleado nuestros ánimos para continuar por ese camino, sabedores de que si se protege con tanto ahínco es que algo valioso se oculta. 
Sin embargo, mis cálculos sobre la fortaleza eran bastante más optimistas y distantes de la realidad ya que esperaba una fortaleza no excesivamente grande y ya llevamos aquí dentro casi cuatro horas, acabando con tres de las seis antorchas que compré para explorar el lugar. Esperemos no quedar a oscuras justo ahora que se acerca más y más el peligro..."